Lavatrastos de acero inoxidable

El lavatrastos es uno de los elementos de la cocina que más se ensucia y requiere un mantenimiento mínimo para que el paso del tiempo no lo deteriore o le haga perder su atractivo brillo original.

A continuación le presentamos una serie de consejos prácticos muy útiles.  El acero inoxidable es una aleación resistente a la corrosión.

  • Deben enjuagarse y secarse con un paño suave al final de cada lavado con un trapo para evitar que aparezcan manchas de agua y restos de sales minerales.
     
  • Elimine la grasa y la suciedad superficial con líquido lavavajillas sin diluir.
     
  • No utilice nunca limpiadores abrasivos ni estropajos metálicos para no rayarlos.
     
  • Para sacar brillo, pueden utilizar un limpiador específico para lavatrastos o un pulimento para acero inoxidable, aclare y seque.

Para un mantenimiento general del fregadero, aconsejamos pasar después de cada uso un paño húmedo y aclarar bien la superficie con agua limpia y fría con un jabón o detergente suave.

Si utiliza un estropajo sintético es mejor que sea suave, aunque recomendamos utilizar estropajos de nylon.

  • Limpie, siempre siguiendo la dirección del material.
  • Para mantener siempre resplandeciente su fregadero sintético debe aplicar unas gotas de vinagre o limón disueltas en agua caliente y frotar con un paño suave.
  • También se puede pulir la zona afectada con un abrillantador específico.
  • No dejar nunca durante mucho tiempo soluciones de lejías de cloro y agua en el fregadero.
  • Si la superficie está dañada, puede eliminar los desperfectos con papel de lija muy fina humedecida en agua y pulir la zona para que recupere el brillo.

Tenga en cuenta también los siguientes factores externos que pueden dañar los fregaderos: a) los cloruros: La mayoría de productos de limpieza contienen esta sal mineral. Pueden dañar el acero inoxidable por lo que se recomienda aclarar después de cada uso, b) Cuchillos y objetos afilados: Recuerde que a pesar de las extraordinarias cualidades del acero inoxidable, el lavatrastos no es una tabla de cortar. c) La sal. Tenga precaución de no introducir en el lavastrastos alimentos con alto contenido en sal. d) La calidad del agua: Aguas con alto contenido de hierro, alta concentración de minerales o con mayor proporción de carbonato cálcico pueden afectar al lavatrastos por lo que recomendamos secar el lavatrastos después de cada uso y aplicar semanalmente un producto abrasivo recomendado.

Regresar